· 

¿Por qué prohibir el franquismo y no el comunismo?

Hipocresía, falsa moral,... son conceptos que expresan la doble vara de medir que tenemos los humanos en función de nuestros intereses. En España hay mucha hipocresía y falta de honestidad por parte de los medios de comunicación y de los políticos. Que en España existe una doble vara de medir lo tengo muy claro. En donde a la izquierda se le consiente absolutamente todo, mientras que a la derecha, totalmente acomplejada, debe hacerse perdonar por todo, incluso por existir, es algo tan evidente que solo hay que dar un vistazo a las noticias del día para verlo.

Izquierda Unida (IU) ha registrado en el Congreso una propuesta para reformar la Ley de Banderas

                                                                                   Imagen: vozlibre.com

Izquierda Unida (IU) registró en el Congreso una propuesta para reformar la Ley de Banderas y permitir que las administraciones públicas puedan colocar enseñas no oficiales y anticonstitucionales en sus fachadas de forma temporal. La federación de izquierdas intentó una reforma totalmente ilegal, respaldada por el grupo parlamentario de Unidas Podemos. La incoherencia de esta gente no tiene límites, pretenden prohibir por un lado los símbolos como la bandera nacional con el Águila de San Juan por considerarlo franquista, y por otro pretenden poner símbolos ilegales como la tricolor  en los edificios oficiales.

La izquierda de este país tiene un problema con la libertad de expresión. Le encanta denunciar los errores ajenos, pero es incapaz de aceptar que alguien pueda señalar los suyos. La intolerancia a la crítica es una patología muy extendida en este país. En realidad, lleva demasiado tiempo evidenciándose que es una pandemia que afecta sin distinción a cargos de todos los colores políticos. ¿Por qué prohibir el franquismo y no el comunismo? Esta es la pregunta del millón. El Partido Socialista decidió incluir el delito de apología del franquismo en la reforma del Código Penal y esto plantea serias dudas, no solo entre los penalistas, sino también entre políticos e historiadores. A mi humilde entender la medida restringe la libertad de expresión de los ciudadanos. Querer castigar con penas de cárcel o sanciones administrativas las exaltaciones al franquismo, como así ha pasado en Valencia que han multado a dos mujeres con 4.000 euros por llevar la bandera con el escudo del águila de San Juan y el lema “Una, Grande, Libre”. Entonces si se prohíbe simboles franquistas ¿por qué no prohibir también el comunismo? Que ha causado en el pasado siglo más de 120 millones de muertos, muchos más que el nazismo, y aquí donde entra la doble vara de medir.

Yo no veo coherencia en la decisión del Partido Socialista de reformar el Código Penal para incluir como delito la apología al franquismo. Ya que si se prohíbe el franquismo, también se debe prohibir el comunismo, ya que ambas ideologías no respetaban los derechos humanos y “ni el franquismo ni el comunismo son ideas democráticas” si con Franco no existía libertad de expresión, en todas las variantes del comunismo tampoco, de hecho no existía el derecho a huelga”. Además la ley ya prevé este tipo de delitos y castiga a los ciudadanos que inciten al odio a través de la exaltación al franquismo, que es el 510 del código penal, en el que se castigan, según su apartado C, con una pena de prisión de uno a cuatro años y con multa económica de seis a doce meses aquellas personas que públicamente «nieguen, trivialicen gravemente o enaltezcan los delitos de genocidio, de lesa humanidad o contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, o enaltezcan a sus autores, cuando se hubieran cometido contra un grupo o una parte del mismo(…)». Por lo tanto lo que han pretendido, tanto PSOE como Podemos es colocarse la medalla de ser los más antifranquistas que nadie.

Mi opinión personal es que esta ley “reduce en la práctica la libertad de expresión en todos los ámbitos de la sociedad”. Y me plantea también serias dudas a la hora de tipificar como un delito llevar símbolos franquistas, lo justo y democrático seria defender la democracia frente a todos los totalitarismos y autoritarismos". He visto manifestaciones, de todo tipo e idolologías, y han utilizado banderas de todos los colores, desde la comunista “roja con la hoz y el martillo, la tricolor republicana, la separatista estelada catalana, la carlista, falangista, bandera LGTB o bandera arcoíris” etc. Pero por desgracia, esta es la ética en que vive nuestra sociedad, prohibir lo que no nos gusta y permitir lo que es claramente anticonstitucional y que se podía considerar también un delito. Prohibir banderas, como prohibir libros, es un error y nos retrotrae a situaciones muy peligrosas.

Para finalizar, que hablen de elementos contrarios a la memoria democrática y a la dignidad de las víctimas de la guerra civil para sancionar a ciudadanos por llevar símbolos franquistas…es ridículo. Por lo visto todos los crímenes que cometió el Frente Popular republicano con la aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de una parte de la población civil, para estos descerebrados de izquierda y extrema izquierda que rezuman odio por los cuatro costados no es importante o no existió. Solo les interesa lo malo de un lado “lo que hizo el franquismo” y no lo malo que hizo el “comunismo”. No hay que olvidar el pasado para no repetirlo, pero sí que hay que saber perdonar lo que pasó en una guerra de hace ya casi noventa años y que la mayoría no la hemos vivido.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Javier Soria (domingo, 25 julio 2021 00:47)

    He visto este sábado el debate político en la sexta noche. Y me parece increíble que periodistas como Elisa Beni nieguen lo evidente. Que las elecciones del 33 las ganó la derecha, la izquierda no acepto la derrota y acabo haciéndose con el poder por la fuerza. Cometiendo un genocidio contra los católicos y asesinando a militares, políticos y civiles leales a la República que resultaban un peligro para la futura España comunista que quería Stalin. Los soviéticos tenían una estrategia en la Guerra Civil española para hacerse con el control del país, cuya intervención militar directa fue decidida por Stalin entre mediados de agosto y finales de septiembre de 1936, mientras disfrutaba de su descanso en la ciudad balneario de Sochi, en el mar Negro.
    Stalin parecía estar más interesado en eliminar antes a los «traidores» trotskistas que habían sido enviados a España desde la URSS. Todo ello bajo la lógica aterradora de que, para acabar con cualquier enemigo externo, primero había que acabar con el enemigo interno.
    Así que se llevó a cabo una purga mediante asesinatos selectivos y a España llegaban los diferentes consejeros jefes de la Unión Soviética: en 1936 y 1937, Yan Berzin; en 1937 y 1938, Grigory Stern, y entre finales de 1938 y comienzos de 1939, Kuzmá Kachanov etc. Pero todos estos crímenes cometidos contra republicanos no entra dentro de esa Memoria Historia que ha dividido en dos este país.

  • #2

    Raúl (domingo, 01 agosto 2021 08:22)

    A mí me preocupa lo que está pasando en España con este gobierno social comunista que tenemos, prohíben bajo fuertes sancione económicas, incluso con la cárcel hacer apología del franquismo e ir contra la memoria histórica, pero que solo contempla una parte. Y en cambio defiende y permite hacer apología del terrorismo y manifestarse por las calles aclamando a unos héroes “entre comillas” que no son más que unos asesinos, incluso de niños. Ellos defienden como democracias dictaduras asesinas como la cubana y la venezolana y aquí no pasa nada. La izquierda defiende y apoya lo que le niega a otros ¿Dónde está la democracia? no está, porque en España no existe.

  • #3

    Vicent (lunes, 09 agosto 2021 00:09)

    El problema tal como yo lo veo, es que los españoles somos unos ignorantes de todo lo que pasa a nuestro alrededor. Para mi no tiene ningún sentido votar siempre a los mismos por muy mal que lo hagan, no los castigamos y de eso se aprovechan.