SAMBORI

El juego del Sambori es principalmente jugado por las chicas.

Cuando la calle son de tierra se marcan las casillas con un palo y cuando son aceras se hace con tiza. Las casillas pueden estar en línea o de dos en dos, normalmente se hace Sambori con 6, 8 o 9 números ya que el 10 seria "el cielo o o la casilla de descanso". A continuación y por un orden establecido previamente, cada participante intentará salvar todas las casillas comenzado por la 1, y así terminar la primera para ganar el juego. Hoy día se está recuperando este juego y hasta se hacen competiciones.

Juego tradicional valenciano del sambori.

Se lanza la teja desde el exterior dentro de la casilla 1 sin que toque los bordes, y a continuación se debe de realizar el recorrido según lo acordado. A pata coja cuando es un solo cuadrado o casilla y se pone los dos pies cuando son dobles las casillas. A la vuelta se puede recoger con la mano la teja o se impulsa con el pie hasta salir de la figura. En cada ronda se arroja la teja en una casilla diferente; se comienza en la 1, luego en la 2 y así sucesivamente hasta llegar al cielo o la casilla de descanso, entonces se da una vuelta en el aire para cambiar el sentido de la marcha y comenzar a salir. En ningún caso ni los pies ni la teja debe de tocar ninguna raya; tampoco pueden equivocarse en las acciones a realizar, ni perder el equilibrio tocando el suelo con el pie que se lleva en el aire. En la última ronda la piedra se arroja al cielo. Si se comete alguna falta, el turno pasa al siguiente jugador. Quien primero complete sin faltas las diez rondas gana el juego.

Involucrarte i participa, tu opinión importa mucho ¡Compártelo aquí!

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Baeee (miércoles, 30 octubre 2019 12:45)

    Me parece muy machista que ponga que el sambori es un juego jugado par chicass

  • #2

    Valencianot (viernes, 01 noviembre 2019 10:08)

    La obsesión que tenéis por considerar machismo todo aquello que no entendéis es estúpido. “El juego del Sambori es principalmente jugado por las chicas” ¿entiendes con esto lo que he querido decir? pues que también juegan los chicos, pero mayoritariamente lo hacían las chicas.

  • #3

    Fernando (sábado, 01 febrero 2020 15:34)

    A lo mejor en mi infancia de mediados de los 70/80 no éramos tan machistas porque lo jugábamos chicos y chicas, al igual que a la comba. El único juego casi en exclusiva femenino era la goma. Pero así como en algunas cosas se ha avanzado en otras quizás se ha retrocedido.
    Buen artículo, creo recordar que había una variante que llamábamos "sambori chino" con el dibujo de las cuadrículas diferente.
    Saludos

  • #4

    Daniel (sábado, 01 febrero 2020 18:54)

    Estamos viviendo en una época rara o extraña, donde la palabra machista se usa con demasiada facilidad. El fútbol era una cosa de chicos y jugaban también las chicas. Y en los juegos que eran más de chicas, participábamos también los chicos. Pero hay que decir la verdad, y es que unos juegos estaban pensados más para las chicas y otros para los chicos.

  • #5

    Laura (jueves, 06 febrero 2020 14:44)

    Hola. El meu comentari és sobre la primera frase sobre el sambori. És un joc de xics i xiques, con tots. Sembla mentira aquesta discriminació gratuïta.

  • #6

    Valencianot (viernes, 07 febrero 2020 15:14)

    En primer lloc Laura gràcies per participar. Primer he dit “principalment” per que solien jugar més les xiques que els xics. En cap moment ha passat pel meu cap, la idea de discriminar a ningú/a. A mi, els meus pares em van educar molt bé, on xiquets i xiquetes érem iguals. I hui dia crec en la igualtat d'homes i dones, perquè així em van educar els meus pares i perquè jo així ho crec.
    En castellano...
    Gracias Laura por participar. Primero he dicho o escrito “principalmente” por que solían jugar más las chicas que los chicos. En ningún momento ha pasado por mi cabeza, la idea de discriminar a nadie. A mí, mis padres me educaron muy bien, donde niños y niñas éramos iguales. Y hoy día creo en la igualdad de hombres y mujeres, porque así me educaron mis padres y porque yo así lo creo.