Con el rabo entre las piernas 

Talibanes entrando en Kabul en  Afganistán, mientras los americanos se marchan.
Imagen: France 24 horas

Lo primero que he decir que no entiendo  estas Putas Guerras que se inventan los políticos y que no sirven para nada. Y solo ocasionan dolor, sufrimiento y miseria a la población. El conflicto de Afganistán ha dejado un rastro de muerte difícil de cuantificar. Según Amnistía Internacional, después de 20 años de conflicto, han causado más de 150.000 muertos -casi 60.000 serían militares y policías afganos- y 1,2 millones de personas desplazadas. En 2019, la ONU señaló que más de 38.000 muertos habrían sido civiles afganos. Más de 400 trabajadores humanitarios y 54 periodistas han sido asesinados en ese período. Y una cantidad de dinero que marea, como los 3 trillones de euros que les ha costado al contribuyente americano y muchos miles de millones al resto de aliados, y lo peor las vidas que se han perdido inútilmente.

 

Pero hagamos un poco de historia, el 7 de octubre de 2001, la Casa Blanca, bajo el mandato de George W. Bush, puso en marcha su guerra global contra el terrorismo con bombardeos contra territorios clave del Afganistán controlado por el régimen de los talibanes-a quienes la CIA entrenó y financió entre 1979 y 1989 en el marco de la Guerra Fría contra la URSS- tras negarse estos a dejar de hospedar al grupo yihadista Al Qaeda y a su líder, Osama Bin Laden, el cerebro de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono. La conocida como 'Operación Libertad Duradera', que EEUU llevó a cabo junto al Reino Unido y una coalición de países miembros de la OTAN entre los que se encontraba España. 

 

Cuando Joe Biden llega a la Casa Blanca decide retirar las tropas de combate estadounidenses de Afganistán justo el 11 de septiembre de 2021, exactamente 20 años después del ataque a las Torres Gemelas?. Este ataque fue para los americanos otro Pearl Harbor, el cobarde ataque a traición sin declara la guerra de los japoneses en el Pacífico, que llevaría a los Estados Unidos a entrar en la Segunda Guerra Mundial. Y así el 11 de septiembre llevó a la guerra más larga que haya protagonizado los Estados Unidos en toda su historia. El ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono, desataron el nacionalismo estadounidense.

 

Los jóvenes sobre todo, y  personas de todas las edades, acudían a las unidades de reclutamiento para alistarse. Estados Unidos había sido atacado; los patriotas querían luchar para defender el país, la "tierra de la libertad", y vengarse de quienes habían querido hacer daño a los Estados Unidos. En ese momento los estadounidenses, tenían la sensación de que era el momento para apoyar a su gobierno y hacer pagar las vidas de sus conciudadanos muertos por los ataques terroristas y la afrenta al país más poderoso del mundo.

 

Al final la guerra de Afganistán ha terminado con la humillación de los americanos y sus aliados como sucedió con la de Vietnam. Sin que nadie se lo explique, los talibanes han conquistado todo Afganistán en apenas dos semanas. Ha sido una brutal derrota de Estados Unidos, que ha tenido que evacuar a su personal diplomático por el tejado de la embajada, como sucedió hace 46 años en Saigón. La administración Biden ha demostrado su incapacidad, algo que desgraciadamente no me sorprende, y ha dejado al pueblo afgano abandonado a su suerte.

 

Es muy triste, pero es la realidad, que el ser humano es el único que tropieza en la misma piedra dos veces. Y no han aprendido nada de los que les paso a los rusos y a otros pueblos que intentaron conquistar estas tierras y tuvieron que salir con el rabo entre la piernas.

Escribir comentario

Comentarios: 0