· 

Derecho a una muerte digna sin dolor

   Ante notario formulé y firme mi declaración de Voluntades Anticipadas. No quiero que nadie decida por mí, si yo por algún motivo de salud o accidente no estoy en condiciones hacerlo. En lo que no estoy de acuerdo es que una persona en perfecto estado de salud pida la eutanasia.

 

Ésta es  una historia verdadera...

Sofía había dejado todo preparado para morir. En el documento de Manifestaciones de Voluntades Anticipadas  que había firmado,  expresaba su deseo de que, en caso de enfermedad incurable o irreversible, le proporcionaran los tratamientos necesarios para paliar al máximo el dolor, el sufrimiento o la angustia extrema, aunque eso pudiese "acortar" su "expectativa de vida”. Falleció  un dia cualquiera de un año cualquiera, en una ciudad cualquiera, después de cuatro días en los que padeció fallos en los riñones y en el corazón, sepsis e inflamaciones por todo el cuerpo. Un tiempo en el que estuvo amarrada a la cama del hospital sin recibir sedantes ni calmantes. Es lo que denunciaron sus  familiares, pidieron al centro médico una explicación de por qué no respetaron las últimas voluntades de su ser querido "no obtubieron ninguna respuesta".

 

   Leer este artículo me dolió mucho, porque yo he vivido una expeciencia parecida.  Solo se trata de paliar el sufrimiento de un ser humano con la administración de medicamentos con un fuerte efecto tranquilizante y sedante, a una persona que está al borde de la muerte, sin la más mínima posibilidad de recuperarse. Pero ante la posibilidad de acelerar la muerte del paciente, muchos médicos se niegan a suministrar este tipo de fármacos al poder ser considerado por los familiares como un homicidio y encontrase con una denuncia por mala praxis.Mi cuñada murió con terribles dolores ante la pasividad de los médicos que se negaban a suministrarle nada que le acortara la vida. 

 

     Así que hice un documento de las  Manifestaciones de voluntades anticipadas. En donde dejo claro que si no hay solución y nada puede evitar mi muerte, no deberán bajo ninguna circustancia  conectarme a ninguna maquina de soporte vital, para mantenerme vivo artificialmente. Me deberan  suministrar fármacos o drogas "lo que sea"  para evitar mi sufrimiento aunque eso acorte mi vida y libero de cualquier responsabilidad al equipo médico (Esto és un pequeño resumen del documento notarial).

    Y  lo que yo quiero és que nadie decida por mi llegado ese momento y .espero que nunca llegue. Y no acepto que unos profesionales de la medicina  decidan no cumplir mi deseo.  Porque no hay cosa más horrible ver sufrir a un ser querido. Pedir a los médicos que le den algo para que  deje de sufrir y lo único que se consigue que les den un Nolotil, que no les hace nada.
 
    No hay derecho sufrir tanto para al final morirse y los que pueden paliar ese sufrimiento se nieguen por miedo. Al final somos nosotros los que tenemos que decidir  como queremos pasar los últimos momentos de nuestra vida y nadie más..

Escribir comentario

Comentarios: 0