La muerte es el mejor negocio que hay

Los seguros de decesos o de los muertos,   son un negocio millonario... por lo tanto la muerte es el mejor negocio que hay.

Fuente imagen: tucorreduriadeseguros.com

El objetivo principal de este artículo es denunciar la gran estafa; que son los seguros de decesos o “de los muertos” como coloquialmente se le conoce. En primer lugar en España es una tradición familiar tener contratado el seguro de decesos desde que nace un niño/a, se suelen mantener el contrato con la aseguradora siempre, pasando incluso de padres a hijos. Otra cuestión muy importante es que cuando mis padres contrataron la póliza; lo hicieron con una pequeña compañía y se pagaba muy poco, con el tiempo la absorbió una compañía mucho más grande y esto disparo las cuotas “al alza”.

 

Cuando mi padre fallece y después mi madre, me hago yo cargo de pagar las cuotas. Peo no hacían más que subirme una y otra vez los precios, y la verdad nunca me había preocupado de mirar la póliza y lo que tenía contratado. Y me encontré: con seguros opcionales de accidentes, médicos, seguro de vida y asistencias extrañas y similares. De hecho era ignorante de todo lo referente a la póliza de decesos hasta comenzar a pagar yo, me di cuenta que estaban abusando con subidas desproporcionadas. Intente que me lo explicaran y todo eran mentiras y más mentiras sobre estos seguros...vamos por partes, porque el tema no tiene desperdicio.

 

Hablé con la aseguradora para cambiar el contrato y reducir la cuota anual, pero fue muy poco y cada año seguían abusando de subidas que yo no le encontraba sentido y tampoco me daban una explicación lógica. Por tanto me careo y busco una nueva compañía, que me cobraba tres veces menos, por el mismo servicio, cuando pido la baja para cambiarme todo eran problemas. AL final no tienen más remedio que gestionar mi baja de mala gana, les pido que me reintegren el dinero ahorrado. Y la chica que atiende me mira con cara de asombro y me dice que yo no tengo ningún dinero y que no me tienen que dar nada “que al cambiarme de compañía lo pierdo todo”. 

 

Así que cojo un rebote de tres pares de narices, y levantando la voz le digo que es una ¡ESTAFA! ya que yo no tenía ni idea de ese detalle, porque nadie te lo dice. O sea, que mi dinero y el de mis padres sirvieron para enterrar a otras personas y engordar la cuenta corriente de la aseguradora. “Por cierto” si pagamos toda la vida una póliza de decesos estaremos pagando mucho más de lo que cuesta nuestro entierro, teniendo en cuenta que hoy día es bastante normal vivir entre 75 y 90 años.

 

Pero hay otras opciones.

Es muy importante hacer testamento y dejar todo esto muy y claro, dé cómo queremos nuestro sepelio y de cómo pagarlo. Es muy importante tener un albacea profesional que cumpla con nuestros deseos, ya que de la familia no te puedes fiar.

Lo mejor es tener una cuenta corriente e ir ingresando un dinero que siempre será nuestro y además nos generara unos intereses. Cuando llegue el momento nuestro albacea lo usará para pagar nuestro sepelio.

 

Y otra alternativa a los seguros de decesos, son los seguros de vida, que no incluyen los servicios añadidos de gestión normalmente, sólo una indemnización económica. Desde un punto de vista financiero el seguro de vida tiene más sentido que uno de decesos. Con el dinero del seguro de vida, tienes todo cubierto.

Y hay un detalle que mucha gente ignora, nunca un nicho, una tumba o un columbario es de nuestra propiedad, es de alquiler para 20 años y si después nadie se hace cargo de ir pagando el alquiler,  te tiran a la fosa común y meten a otro en tu lugar.

Escribir comentario

Comentarios: 0