JAUME I "El CONQUERIDOR" 1208-1276

Uno de los personajes más querido y respetado por los valencianos es sin duda alguna Jaime de Aragón y Montpellier. El rey que recuperó Valencia para la cristiandad nació el 2 de febrero de 1208 en Montpellier (Sur de Francia) en la baronía del mismo nombre, propiedad de su madre, Doña María de Montpellier y Comnema. Hijo del rey D. Pedro II de Aragón, Conde de Barcelona, siempre estuvo marcado por la situación familiar que vivían sus padres, como la que vivió de la política de su país.

Fue el conquistador de tres reinos: Mallorca (1229), Valencia (1241) y Murcia (1266). Si bien hay muchas leyendas alrededor de su persona, su nacimiento sobre todo fue milagro "sobre todo en aquella época que había una gran mortandad entre los recién nacidos".

Siendo un crio, en 1213 se quedó huérfano de madre y luego de padre, al ser derrotado éste en la Batalla de Muret (Sur de Francia) el 13 de septiembre del mismo año, defendiendo a los cátaros ante las tropas papales y asesinado por los templarios bajo las ordenes de Simón de Montfort. Aunque siempre el matrimonio de Pedro y María estuvo marcado por una grave crisis continua, Jaime guardó en su memoria un grato recuerdo de ellos.

A los dos años del nacimiento del pequeño Jaime,el rey hizo un pacto matrimonial para entregar a su hijo a la tutela de Simón, Señor de Montfort, para casarlo con la hija de éste, Amicia, para lo cual el niño iba a ser recluido en el castillo de Carcasona hasta los 18 años. A la muerte de su padre, durante la cruzada albigense, en la batalla de Muret (1213), Simón de Montfort se resistió a entregar a Jaime a los aragoneses hasta después de un año de reclamaciones y sólo por mandato del papa Inocencio III. Durante su minoría de edad, estuvo bajo la tutela de los caballeros templarios en el castillo de Monzón, habiendo sido encomendado a Guillem de Mont-Rodon,junto con su primo de la misma edad, el Conde de Provenza Ramón Berenguer V. Mientras, actuaba como regente del reino el conde Sancho Raimúndez, hijo de Petronila de Aragón y Ramón Berenguer IV y tío abuelo de Jaime. Heredó el señorío de Montpellier a la muerte de su madre (1213).

Huérfano de padre y madre, tenía unos 6 años cuando fue jurado en las Cortes de Lérida de 1214. En septiembre de 1218 se celebraron por primera vez en Lérida unas Cortes generales de aragoneses y catalanes, en las cuales fue declarado mayor de edad. En febrero de 1221 se desposó en la Catedral de Tarazona con Leonor de Castilla, hermana de Doña Berenguela y tía de Fernando III de Castilla. Anulado su primer casamiento por razón de parentesco, contrajo segundo matrimonio con la princesa Violante (8 de septiembre de 1235), hija de Andrés II, rey de Hungría. Por el testamento de su primo Nuño Sánchez, heredó los condados de Rosellón y Cerdaña y el vizcondado de Fenolleda en Francia (1241).

La Conquista de Valencia por el rey Jaime I, a diferencia de la de Mallorca, fue hecha con un importante contingente de aragoneses, pero también de castellanos, navarros, catalanes, franceses, ingleses, croatas, alemanes o italianos . De hecho, en 1231, Jaime I se reunió con el noble Blasco de Alagón y el maestre de la Orden Militar del Hospital en Alcañiz para fijar un plan de conquista de las tierras valencianas.

Blasco de Alagón recomendó asediar las poblaciones en terreno llano y evitar las fortificadas. Sin embargo, lo primero que se tomó fueron dos enclaves montañosos: Morella, aprovechando Blasco la debilidad de su gobierno musulmán; y Ares, lugar cercano a Morella tomado por Jaime I para obligar a Blasco de Alagón a que le entregara Morella. La conquista de lo que posteriormente se convertiría en el reino de Valencia comienza en 1232, con la toma de Morella.

En 1233 se planea la campaña en Alcañiz, que constaría de tres etapas: La primera etapa empieza con la toma de Burriana en 1233 y Peñíscola.

La segunda etapa se dirige al sur llegando hasta el Júcar, en la ciudad de Alcira donde se encontraba el único puente de toda Valencia que cruzaba el Júcar. El 30 de diciembre de 1242 fue conquistada esta villa, permitiendo así la definitiva conquista del Reino de Valencia.

La tercera etapa abarca desde 1243 a 1245, llegándose a los límites estipulados en el tratado de Almizra en 1244, firmado entre Jaime I y el infante Alfonso (futuro Alfonso X de Castilla) para delimitar las áreas de expansión sobre territorio musulmán entre Castilla y la Corona de Aragón. Las tierras al sur de la línea Biar-Villajoyosa quedaron reservadas para Castilla (incluyendo el reino de Murcia), incorporándose al reino de Valencia por Jaime II de Aragón tras las Sentencias arbitrales de Torrellas (1304) y el tratado de Elche (1305).

En esta última etapa y en los años siguientes, Jaime I tuvo que hacer frente a diversas revueltas de la población mudéjar, encabezadas por el caudillo al-Azraq. Jaime I obtuvo un gran triunfo sobre la nobleza aragonesa al convertir las tierras conquistadas en Valencia en un reino diferenciado, unido a la Corona de Aragón (1239), respetando sus usos y costumbres y estableciendo los Fueros de Valencia els Furs. La creación del reino provocó una iracunda reacción de la nobleza aragonesa, que veía así imposibilitada la prolongación de sus señoríos en tierras valencianas. Esta es una de las claves de por qué los valencianos sentimos tanto cariño y respeto por el "conqueridor", se negó a trocear el reino de Valencia  y repartirlo entre los nobles aragoneses y catalanes.

Tras un reinado de sesenta y tres años, murió en Alcira (Valencia) el 27 de julio de 1276. En el trance de su muerte, en la residencia real de esta ciudad, y como había dispuesto, Don Jaime fue amortajado con los hábitos del císter. Los restos mortales del rey permanecieron depositados en Santa María de Valencia hasta mayo de 1278, en que fueron trasladados al monasterio de Poblet para su sepultura definitiva.

No obstante, tras la desamortización de Mendizábal, el monasterio quedó abandonado y el cadáver de Jaime I fue trasladado en 1843 a Tarragona, donde le fue construido un panteón en la parte posterior de la catedral, que fue inaugurado en 1856. En 1952, los restos de Jaime I fueron restituidos a Poblet.

La espada y el escudo del Rey Jaime I  el Conquistador, se encuentran en el Museo Histórico Municipal de Valencia.

Jaume I el conqueridor-Rey de Aragón Conde de Barcelona 1213 - 1276.

Predecesor Pedro II

Sucesor Pedro III 

Información personal:

Otros títulos, Vizconde de Carladés, Barón de Omeladés, Conde de Urgel (1231-1236), Vizconde de Fenolleda:(hasta 1258).

Coronación Lérida, jurado por la Cortes en 1214 (Rey de Aragón).

Nacimiento: 2 de febrero de 1208 Montpellier.

Fallecimiento: 27 de julio de 1276 (68 años) Alcira "valencia".

Entierro: Sepulcros Reales del monasterio de Poblet.

Familia: Casa Real Casa de Aragón.

Padre: Pedro II de Aragón.

Madre: María de Montpellier

Consortes Leonor de Castilla y Violante de Hungría.

Descendencia: De su primera mujer, Leonor de Castilla, tuvo a Alfonso de Aragón (1222-1260), casado con Constanza de Montcada, hija de Gastón VII de Bearne, fue el heredero de la corona pero falleció ante que su padre.

De su segunda esposa, Violante de Hungría, tuvo a: Violante de Aragón (1236-1301), mujer de Alfonso X el Sabio. Constanza de Aragón (1238-1275), esposa del infante castellano Manuel, hermano de Alfonso X el Sabio. Pedro (futuro Pedro III de Aragón), que le sucedió en los reinos de Aragón, Valencia y en los condados catalanes.

Jaime (futuro Jaime II de Mallorca), que heredó el reino de Mallorca, que comprendía las islas Baleares —Mallorca, Menorca (todavía bajo el poder de un soberano musulmán aunque tributaria desde 1231), Ibiza y Formentera—, los condados del Rosellón y la Cerdaña y los territorios que el Conquistador conservaba en Occitania (el señorío de Montpellier, el vizcondado de Carlades, en Auvernia, y la baronía de Omelades, contigua a Montpellier).

Fernando (1245-1250), que murió niño. Sancha (nacida en 1246) que se hizo monja y murió en Tierra Santa. María (1247-1267), religiosa también. Isabel (1248-1271), esposa de Felipe III de Francia, hijo de San Luis de Francia.

Sancho (1250-1275), arcediano de Belchite, abad de Valladolid y arzobispo de Toledo, falleció prisionero de los moros granadinos.

Escribir comentario

Comentarios: 0