Bandera etapa pre autonómica 1979-1982

Desde siempre los valencianos hemos tenido un conflicto con nuestros símbolos, aunque para todo el mundo es indiscutible que la señera coronada con franja azul es la que más nos representa, ya que es la del histórico reino de Valencia. Pero a lo largo del tiempo han aparecido otras, durante el siglo XIX, coincidiendo con el auge económico de la Ciudad de Valencia y su área de influencia, (desde Burriana hasta Denia), la señera coronada se populariza en dicha área, hasta que poco antes del siglo XX, el valencianismo político la reivindicó como símbolo de la Comunidad Valenciana, no sólo de la Ciudad de Valencia.


Durante la Guerra Civil la señera tricolor se popularizó en la propaganda militar del bando republicano, y fue izada en Ibiza, que fue tomada por republicanos valencianos. Tras el fin del conflicto, en el desfile de la victoria del bando sublevado, en Madrid el año 1939, se exhibían ambas señeras como trofeos de guerra, juntamente con otros símbolos como la ikurriña. Durante la dictadura de Franco, el uso de ambos símbolos fue muy tutelado, de manera que se utilizaban de forma muy restringida como residuos folclóricos, y las autoridades franquistas se aseguraban, por ejemplo, que no se utilizaran durante los preparativos de las Fallas de Valencia, amenazando a los miembros de la Junta Central Fallera con un día de prisión que por cada "bandera secesionista" que se mostrara en los balcones en las calles de la ciudad.

Al final de la dictadura, en los años 60, con el resurgimiento del valencianismo político, a pesar de su rupturismo con todos los símbolos y planteamientos del valencianismo de preguerra, el académico valencianista Manuel Sanchis Guarner convenció a las autoridades franquistas para que la señera coronada dejara de ser prohibida, y se adoptara legalmente como bandera de la Ciudad de Valencia. Además, esta vez el nou valencianisme influye en toda la Comunidad Valenciana, no sólo en la "provincia de Valencia", hecho que influyó en la adopción de la Señera Real, la cuatribarrada sin franja azul ni corona, como símbolo de la Comunidad Valenciana, ya que era conocida por todos los valencianos, mientras que la señera coronada aún era conocida sólo por una parte.

Escribir comentario

Comentarios: 0