Caldo de pescado para sopa de vigilia.

Se pone al fuego una olla con agua, añadimos una cucharada de aceite ó dos, según la cantidad de caldo que se necesite ( para ocho personas, dos cucharadas soperas de aceite), un puerro, tres zanahorias, tres cebollas, un diente de ajo, una hoja de laurel, una rama de tomillo, una chirivía y un tallo de apio. Cuando estas hortalizas y hierbas han levantado un hervor, se añade el pescado, la sal y la pimienta.

El pescado puede ser una cabeza de merluza, que es la que suelta más grasa y gelatina; sirve tambien robaliza, congrio, lubina ó raya. El pescado azul no se puede utilizar.

Se deja cocer á fuego lento, y cuando se ve que el pescado está consumido, se pasa todo por un tamiz, haciendo puré, y se vuelve á poner al fuego añadiéndole agua, si es preciso, para obtener el caldo más o menos liquido. Si no se quiere puré, se aprieta un poco con la cuchara sobre el colador y hemos terminado.


Escribir comentario

Comentarios: 0