La repoblación del Reino de Valencia (1238)

Caballero del Reino de Valencia

Un vez consolidad la conquista se llevó a cabo la repoblación del reino y de la ciudad de Valencia. Durante la repoblación de la ciudad, esta fue dividida en partes, según la procedencia de los repobladores, la mayoría aragoneses, castellanos y los que menos catalanes. El proceso de repoblación fue lento y continuo durante todo el siglo XIV. Los moros que permanecieron en la ciudad fueron establecidos en extramuros, en lo que en aquella época se conocía como "la Morería", sin embargo, dentro de la muralla existía otro barrio, este, a su vez, amurallado, conocido como "la Judería" o "Call", barrio donado por Jaime I, para que allí vivieran los judíos que en su mayoría se dedicaban a la orfebrería.

Mapa de reino de Valencia 1238.

Con Jaume I participaron en la conquista gente de Castilla, Navarra, Francia, Alemania, Croacia, Inglaterra, Italia etc. además de los aragoneses y unos pocos  catalanes. El Llibre del Repartiment proporciona información sobre muchos aspectos de la repoblación (el poblamiento y la distribución del territorio conquistado entre los conquistadores).

Se calcula que en la taifa de Valencia residían 200.000 habitantes y las fuentes más ambiciosas calculan que unos 20.000 marcharon de sus tierras; el pacto o capitulación entre Jaime I y Zayyan estipulaba que los residentes (la población musulmana -mudéjares-, cristiana -mozárabes- y judía) podrían seguir viviendo y trabajando en sus lugares habituales, si bien sometidos a las nuevas jerarquías, sin que nadie les molestara en el seguimiento de sus respectivas religiones. La población musulmana que no huyó fue establecida en las tierras montañosas del interior, donde continuó siendo mayoritaria a lo largo de toda la Edad Media.

En aquel tiempo, se implantaron los fueros, se redactó el "Llibre del Consolat del Mar", el más antiguo código de Derecho Marítimo redactado; el poder judicial lo ejercía "el Justicia" y la otra figura importante en la vida cotidiana de la ciudad era "el Mostassaf", que vigilaba el mercado, los pesos, medidas, precios y transacciones. Al cristianizarse la ciudad, las antiguas mezquitas se convirtieron en iglesias, la Gran Mezquita en catedral, bajo la advocación de Santa María. En el año 1262 sobre la Gran Mezquita se comienza la construcción de la catedral por orden del Cister.

En el siglo XIII, para facilitar el acceso a los suburbios de la ciudad de Valencia situados en la margen norte del río, se construyeron dos puentes de piedra, el "dels catalans" (o de la Trinidad) y el del Real. En esta zona, de nueva urbanización, Jaime II se construyo un Palacio Real, que fue saqueado por Pedro el Cruel en 1364, cuando atacó Valencia por segunda vez. Y por haber resistido a los dos ataques, Valencia recibió el título de "ciudad dos veces leal" y razón por la cual dos "L" coronadas flanquean el escudo de la ciudad.

La manipulación del  Llibre del Repartiment...

Próspero de Bofarull i Mascaró, director del Archivo de la Corona de Aragón, decidió, hacia 1847, reescribir el Llibre del Repartiment del Regne de València de la Edad Media con el objetivo de engrandecer y magnificar el papel que tuvieron los catalanes en la conquista del reino de Valencia de 1238. Las primeras piedras del nacionalismo se edificaron sobre una invención. La de Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón, que decidió, hacia 1847, reescribir el Llibre del Repartiment del Regne de València de la Edad Media con el objetivo de engrandecer y magnificar el papel que tuvieron los catalanes en la conquista del reino de Valencia de 1238. Próspero suprimió en su edición facsímil del histórico volumen apellidos aragoneses, navarros y castellanos para darle más importancia numérica a los catalanes.

 

La manipulación, obra para más inri del hombre encargado de garantizar la integridad del archivo, era sólo el comienzo de una cadena de falsificaciones que pronto alimentaría la semilla del nacionalismo y construiría un relato distorsionado de la Historia de Cataluña, ficción que han llegado hasta nuestros días. A las adulteraciones de Próspero de Bofarull se uniría la conveniente desaparición del testamento de Jaime I -legajo 758, según la antigua numeración- que establecía los límites de los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca y del Condado de Barcelona. Y qué decir del Llibre dels Feyts [Hechos] d'Armes de Catalunya, falsamente considerado una joya de la literatura catalana medieval. Su autor, Joan Gaspar Roig i Jalpí (1624-1691), ejecutó un engaño extraordinario al asegurar que la obra, en realidad escrita por él en el siglo XVII, era una copia de un incunable de 1420 firmado por Bernard Boadas. El apócrifo ha sido usado como fuente para narrar la historia de la patria catalana durante siglos, hasta que en 1948 el medievalista y lingüista Miquel Coll y Alentorn descubrió el timo.

 

La manipulación del independentismo

Estas y otras manipulaciones ponen en evidencia cómo el independentismo catalán ha torcido la Historia a su antojo y que desde Cataluña pasen de largo sobre los retoques que el admirado archivero Próspero de Bofarull -un enorme retrato suyo decora la sede del Archivo de la Corona de Aragón, en Barcelona- hizo del Llibre del Repartiment. Fue el filólogo e historiador Antonio Ubieto quien denunció en los años 80 que Próspero de Bofarull había modificado el Llibre en el que se registraban las donaciones de casas o terrenos hechas por Jaime I a los que participaron en la conquista de Valencia descartando asientos que se referían a repobladores aragoneses, navarros y castellanos.

 "Tras descubrir la manipulación de Bofarull, el historiador Ubieto y sus hijos fueron amenazados"

Fuente de la Información elmundo.es

Tu opinión importa mucho ¡Compártelo aquí!

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Toni (sábado, 27 julio 2019 04:25)

    Pots demostrar les mentides que afirmes?

  • #2

    Valencianot (domingo, 28 julio 2019 13:48)

    En valencià...
    Jo mai esmente, em base en dades històriques, documents, a llegir i escoltar a l'historiadors medievals, en els meus nombrosos llibres d'escriptors "també catalans". Llegir els articles d'investigació d'importants Universitats Europees. I sobretot per la demografia d'aquella època i la genètica dels valencians. Que diu, que dels catalans no tenim a penes res i si molt d'aragonesos i castellans.
    Deixa't el fanatisme a un costat i deixa de guiar-te pel cor, que fa que us cregueu tot el que us compten. Quan vulgues et done una lliçó d'història...
    En castellano o español...
    Yo nunca miento, me baso en datos históricos, documentos, en leer y escuchar a los historiadores medievales, en mis numerosos libros de escritores "también catalanes". También he leído numerosos artículos de investigación de importantes Universidades Europeas. Y sobre todo por la demografía de aquella época y la genética de los valencianos. Que dice, que de los catalanes no tenemos apenas nada y si mucho de aragoneses y castellanos.
    Déjate el fanatismo a un lado y deja de guiarte por el corazón, que hace que os creáis todo lo que os cuentan. Cuando quieras te doy una lección de historia...


  • #3

    Isabel (jueves, 29 agosto 2019 21:26)

    Un gran artículo enhorabuena.