LA LENGUA IBÉRICA

Los primeros documentos escritos.

   Como consecuencia de la relación comercial con fenicios y griegos se introdujeron los signos alfabéticos orientales, con los que el pueblo ibérico  construyó la  Lengua Ibérica, gracias a su capacidad de adaptación y a su creatividad. 

   De mención obligada son los documentos escritos en Lengua Ibérica que se han  encontraron  con una antigüedad de  350 años antes de Cristo, y plasmados en diversos materiales: plomo, bronce, plata,  hueso,  piedra y cerámica. La valiosa información  que nos ha podido aportar es incalculable para el conocimiento de la Cultura Ibérica. En la Lengua Ibérica se utilizarón tres alfabetos, el levantino u oriental  se utilizó  en la llecarvonia y la Edetania, el meriodinal en la Contestania  y el jónico en zonas de la costa alicantina  y de zona de Alcoy. 

  En muchos yacimientos arqueológicos se han encontrado más de 200 textos Ibéricos, entre los más importantes los siguientes: el plomo de la Bastida de les Alcuses (Moixent, en Valencia); el de la Serreta (Alcoy, Alicante) y los del Orley (Vall d'Uxó.
En muchos yacimientos arqueológicos se han encontrado más de 200 textos Ibéricos, entre los más importantes los siguientes: el plomo de la Bastida de les Alcuses (Moixent, en Valencia); el de la Serreta (Alcoy, Alicante) y los del Orley (Vall d'Uxó.

   En muchos yacimientos arqueológicos se han encontrado más de 200 textos, siendo, entre los más importantes los siguientes: el plomo de la Bastida de les Alcuses (Moixent, en Valencia); el de la Serreta (Alcoy, Alicante) y los del Orley (Vall d'Uxó, Castellón). Entre los investigadores han sido ampliamente discutidos, sobre la posible influencia directa fenicia o griega. Aunque es evidente y en esto coinciden porque es evidente que los signos proceden del Mediterráneo Oriental, éstos se acoplarían a los valores fonéticos propios de la Lengua Ibérica, naturalmente con un alfabeto original con variantes y características del resto de los alfabetos mediterráneos.

   En cuanto al alfabeto oriental, la mayoría de los especialistas están de acuerdo que se inicia en nuestras tierra en el s. IV a C. hasta la época romano-imperial como demuestran los grafitos ibéricos sobre Terra Sigillata, mientras el meridional quedaría restringido a los siglos IV-III a. C. El sistema oriental se lee de izquierda a derecha y son el mayor número de inscripciones encontradas, sobre todo los escritos en plomo de El Solaig (Betxí) y los de Los Villares, Ordeyl y Pico de los Ajos, siendo en este último en donde se han hallado los que tienen una mayor extensión de signos con un total 632. El alfabeto meridional se lee de forma inversa al interior, es decir de derecha a izquierda, se limita a la zona de contestana y cuenta con el ejemplar más importante con el plomo de La Bastida de les Acuses.

   Para acabar, Juan Luis Román, profesor de Filología de la universidad de Alicante en 1989, consiguió descifrar por primera vez un texto escrito en lengua ibérica, una de las más antiguas de Occidente. Tras 10 años de investigación consiguió traducir uno de los textos más representativos de la lengua ibérica, escrito sobre un plomo cuya antigüedad se remonta al siglo V antes de Cristo, y que él denomina "La ofrenda de los pueblos".  "Es una lengua mucho más uniforme de que lo que se creía y se utilizó desde el norte de África y hasta el sur de Francia y quizá hasta el norte de Italia". Aunque Juan Luis Román prefirió mantener en secreto el contenido del plomo ibérico en el que ha basado su investigación, hallado en la Serreta de Alcoy en 1921, señaló que está escrito en jónico arcaico con alguna variante. Estos caracteres son conocidos en la actualidad, pero aunque se podían leer se desconocía su significado.

Comentarios: 0