Otra vez se repite la historia con el Open Arms

 

Comprobarás que este blog se basa fundamentalmente en expresar y compartir mi opinión personal, soy libre de escribir lo que me apetezca y no tengo por qué ser políticamente correcto. Y por tanto voy a hablar de un tema que me preocupa y mucho por la hipocresía y el cinismo de los políticos. Con esto quiero decir que se puede tildar de indecencia política los últimos acontecimientos que estamos viendo, leyendo y escuchando a través de los medios sobre los barcos que rescatan a migran tes en el mar. Y me ha dado asco ver como unos seres humanos han sido usados por los políticos con fines propagandísticos 
Otra vez tenemos el problema de otro barco con migrantes  que nadie  quiere hacerse responsable de ellos. Primero fue el Aquarius  y ahora  el Open Arms con unas 160 personas   a bordo y en una situación lamentable, algunos han tenido de ser trasladados  a hospitales en tierra por problemas de salud. Y Ahora nos encontramos con el mismo lío  que con el Aquarius, y es que nadie los quiere.  Y vemos como  algunos políticos españoles se ofrecen para recoger  a esta gente y el  alcalde de València es uno de ellos.  Pero vamos a analizar lo que pasó con el otro el barco  y los migrantes.

                                                                                                     Foto del clarín.com                                         

Habría que decir también que los medios de comunicación participaron  en la manipulación para crear una imagen o una idea que favorezca a los intereses particulares de ciertos partidos pensando en las elecciones del próximo año. Como el alcalde de València que salía a la puerta del Ayuntamiento haciendo gestos de victoria, rodeado de los suyos y con sus banderas para dejar claro de qué partido eran. Más aún, he visto como los Ayuntamientos reclamaban unos cuantos de estos migrantes y ponían pancartas…para salir en la foto de la solidaridad y de paso conseguir votos.
   También en València, tanto el gobierno valenciano, como el del consistorio se han puesto la medalla de ser los artífices de que vengan a València y no es verdad. Fue el presidente del gobierno de España quien lo decidió. Por otro lado los medios repetían una y otro vez de que había más de 3.000 efectivos preparados para atender a los 630 inmigrantes en el puerto. El President Puig y la Vice-Presidenta Mónica Oltra eran entrevistados una y otra vez por los diferentes medios de comunicación. Y Mónica Oltra presidia reuniones con la Comisión Mixta de Atención y Acogida con Cruz Roja, CEPAIM, MSF, CEAR y otros. Además visitaba a los niños en el puerto…mejor publicidad imposible.
                                                                                            Fotografía de la Agencia Efe 
Pero cuando cierra el telón y se apaguen los focos ¿Qué ocurre con los inmigrantes? El gobierno les dio 45 días de gracia, luego se les puede aplicar la ley de extranjería o no…depende del propio gobierno. Legalmente hay dos posibilidades, bien pueden tener como destino un CIE, al tratarse de migrantes sin papeles; bien se quedan como refugiados y por tanto habría que procurarles un techo y una paga. Pero es complicado pensar que vayan a un Centro de Internamiento para Extranjeros ya que Sánchez quedaría muy mal delante de la opinión pública. 
   Y si no fuese posible identificarlos, podrían ser apátridas, y se les daría una documentación para tener acceso a una situación y residencia legal. Las personas consideradas como apátridas se rigen por la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas. El estatuto personal de todo apátrida, se rige por la ley del país de su domicilio o, a falta de domicilio, por la ley del país de su residencia. En España, se les documenta y se les da facilidades de acceso a estar legales y con residencia legal, siempre que se demuestre su carencia de nacionalidad.
                                                                         
También Pueden solicitar asilo político. Al solicitante se le permite de forma temporal residir y trabajar en España hasta que resuelva su expediente de concesión o no de la condición de refugiado. Pero lo normal es que después de un tiempo les quiten toda ayuda que no suele ser  superior de 300 euros y queden abandonados a su suerte. Sin papeles para trabajar legalmente su futuro suele ser muy negro. A todos se les concedió un permiso de estancia extraordinario de 45 días por razones humanitarias y se les garantizó la posibilidad de solicitar asilo, pero casi la mitad, un total de 300, manifestaron su voluntad de pedirlo en Francia. Y hoy día cuantos de aquellos políticos que se hicieron la foto, se ha preocupado de ellos…ninguno. Andan desperdigados por ahí buscándose la vida y en València prácticamente no queda nadie.
   Para finalizar, soy partidario de acoger a refugiados políticos o que huyen de las guerras. Pero si los acogemos tenemos la obligación de darles  un futuro. Porque este país está lleno de gente falsa, que se aprovechan de situaciones como la del Aquarius para conseguir un rédito o beneficio político y cundo pasen unos días nadie se acuerda de ellos. Al mismo tiempo en Andalucía llegaron 1.500 inmigrantes en patera, a Guipúzcoa enviaron a 50 y se tiraron horas y horas en una estación hasta que la Cruz Roja se hizo cargo de ellos. De estos ningún político se preocupó y los medios de comunicación poco, porque la noticia estaba en València.

Escribir comentario

Comentarios: 0